Sangre hallada en un machete y botas, incriminan al presunto asesino de docente turbeña

Además del testimonio del esposo de la víctima, sangre hallada en un machete y unas botas, incriminan al presunto asesino de la docente turbeña Liceth Tatiana Plaza, capturado por la Policía.

Los hechos que empiezan a tener un desenlace con la captura de Deivis Ortiz Bolaños, sucedieron el pasado siete de mayo, cuando el indiciado y amigo de la familia, engañó a Orlando Barrera, esposo de la víctima mortal, para sacarlo de su vivienda,

Me dijo ´necesito que me hagas un favor, que me ayudes a buscar a mi hermano Alex que está desaparecido y no sabemos y estamos preocupados”, contó Orlando.

El agresor, le pidió que lo llevara a una finca del sector rural del corregimiento de Currulao, para buscar al supuesto familiar: “Por la amistad que mantenía con Deivis, Orlando decide llevarlo, se despide de su esposa y sale en su moto. Ya en Currulao, lo hace conducir por una carretera destapada y oscura, lo ataca con un objeto contundente causándole graves heridas en su cráneo, y al creer que había fallecido le hurta el dinero y las demás pertenecías y en la misma moto de Orlando huye del lugar dejándolo tendido en este mismo sitio”, informó el Coronel Giovani Puentes, Comandante del Departamento de Policía Urabá.

Después de esto, y según el registro de cámaras del sector, Deivis se dirige a la casa de Orlando sobre las 2:40 de la mañana, dejando la moto a unas cuadras: “Con la intención de hurtar otros elementos y no dejar evidencia de su participación en las lesiones y muy posiblemente el intento de homicidio, ataca con machete a la mujer, delante de su hijo de cuatro años”, relató el Coronel.

El oficial explicó cómo dieron con el responsable y las pruebas que tienen contra él: “Una vez conocemos de este hecho de homicidio de esta mujer en su residencia, se procede a designar un equipo de investigadores de la SIJIN. En la residencia se recolectan unos elementos materiales probatorios, un machete y unas zapatillas personales, a los que se le aplica el procedimiento de blue star y se logra encontrar evidencias de sangre que lo vinculan al homicidio”.

Por su parte el sobreviviente contó que horas antes de la tragedia que acabó con su familia, había realizado la venta de una motocicleta por valor de cuatro millones seiscientos mil pesos: “Si él me hubiera dicho que necesitaba plata, o quería lo que yo tenía con tal de que no hiciera un daño, yo le hubiera entregado”.

Y le pidió a quien fuera su amigo, que le explique por qué lo hizo: “¿Por qué me quitó al amor de mi vida y dejó a mi hijo sin madre, por qué hizo algo así, si ya me había matado a mí, por qué tenía que ir contra ella?, si era una mujer espectacular, una gran madre y esposa”.

Al amanecer, trabajadores de fincas bananeras cercanas al lugar donde fue dejado por muerto, encuentran a Orlando con graves heridas e inconsciente, fue llevado a la subestación de Policía de Currulao, y posteriormente al Hospital de Turbo, donde narró lo sucedido, y se convirtió en primer sospechoso del homicidio de su esposa.

Mientras que Liceth Tatiana Plaza, de 29 años de edad, fue hallada sin vida al interior de su vivienda, con cuatro heridas mortales en diferentes partes de su cuerpo. Era oriunda de Valencia (Córdoba), pero había sido adoptada por el municipio portuario; estudiante de Psicología, quien laboraba en la Casa de la Cultura de la localidad. Deja a su esposo viudo, con un hijo de cuatro años.

Por su parte, Deivis Ortiz fue puesto a disposición de la Fiscalía 119 Local del municipio de Turbo, por homicidio agravado en concurso homogéneo con hurto calificado, y podría ser condenado a hasta 50 años de cárcel.

error: Content is protected !!