Denuncian alta tasa de extirpación de úteros a migrantes en prisión de EEUU.

El hecho ha sido calificado como “un experimento de un campo de concentración”.

La denuncia la realizó una enfermera, quien trabajó en dicho centro hasta el mes de julio 2020, además, de supuesta negligencia médica ante la pandemia del coronavirus.

Se trata de Dawn Wooten, quien trabajó en la prisión migratoria de Irwin en Georgia, EE UU. Manifestó su preocupación por la alta tasa de mujeres que han sido sometidas a dicho procedimiento, afirmando que, si bien a veces este procedimiento está indicado, “no puede ser que los úteros de todo el mundo estén mal”.

Además, relató que las mujeres afectadas le contaron que no entendían por qué debían someterse a una operación en la que se les extirpaba una parte o todo el útero. También reveló que las inmigrantes no entendían a cabalidad el procedimiento ya que muchas no hablaban inglés y no se utilizaron vías especiales habilitadas para procedimientos médicos.

Una de las afectadas aseguró no estar segura de la clase de intervención a la que fue sometida: «Lo único que me dijeron es: ‘Te vas a ir a dormir y cuando despiertes, habrás terminado”. También reveló el nombre del ginecólogo que la operó, Mahendra Amin, en el mes de agosto.

Cuatro mujeres más operadas por Amin, coinciden en acusar al galeno de haberlas intervenido sin tener una idea clara de qué estaba pasando en la sala de operaciones.

Dawn bautizó al médico como «el coleccionista de úteros», e indicó además que llegó incluso a extirpar el ovario equivocado a una detenida que tenía un quiste, quien después tuvo que someterse a otra operación que la dejó sin ovarios y, por lo tanto, estéril. “Cuando conocí a todas esas mujeres que habían pasado por cirugías, pensé que esto era como un experimento en un campo de concentración. Era como si estuvieran experimentando con nuestros cuerpos”, contó una detenida entrevistada por la organización Project South.

Las autoridades de inmigración estadounidenses han negado las acusaciones, aunque reconocen que sí se produjeron dos intervenciones de ese tipo con dos mujeres que dieron su aprobación en 2018.


error: Content is protected !!