El acueducto de Apartadó se renovó con Obras por Impuestos

El Grupo EPM es pionero en la realización de Obras por Impuestos, una iniciativa promovida por el Gobierno Nacional gracias a la cual una amplia zona del casco urbano de Apartadó, en la región de Urabá, cuenta ahora con un mejor sistema de acueducto.

“Hay que mirar a Urabá en el contexto de todo lo que se está desarrollando: hay una proyección portuaria muy importante, lo mismo en materia turística y agroindustrial; el Eje Bananero tiene municipios con un crecimiento poblacional muy grande, y todo esto requiere un mejoramiento en términos de calidad y de cobertura de todos los servicios públicos, sobre todo los de saneamiento básico y agua potable”, asegura Luis Fredy Mejía Betancur, gerente de EPM para Urabá.

A mediados de 2019, EPM vio la oportunidad de fortalecer su presencia en esa subregión de Antioquia mediante el mecanismo de Obras por Impuestos, que permite a las empresas pagar hasta el 50 % de su impuesto de renta con la ejecución directa de proyectos en las zonas del país más afectadas por la violencia y la pobreza. Para ello, propuso la renovación de una parte del acueducto de Apartadó y obras adicionales de acueducto en Turbo, lo mismo que la extensión de redes de alcantarillado en un barrio de este municipio.

Wilson Berrío, secretario de Planeación de Apartadó, afirma que “la figura es muy importante y fácil de aprovechar por parte de estos municipios, en donde hay mucha inversión por hacer. Se puede aprovechar tanta presencia empresarial con intenciones de apostar por la región, por eso este es un camino muy bien logrado, ya ensayado, con muy buenos resultados. Es cuestión pulir el mecanismo”.

Según explica Mejía, “para el caso de Apartadó se cambiaron casi 13,8 kilómetros de redes de acueducto que están principalmente en el centro del municipio, lo cual es una intervención muy retadora, porque es un espacio muy ocupado, con muchas edificaciones y casas, lo cual hace más complejo adelantar las obras”.

Según el directivo, el proyecto es un hito, porque, por un lado, el cambio de redes mejora el servicio a los usuarios de manera directa. Por otro, mejoran los aspectos técnicos, pues la tubería que existía, además de ser muy antigua —en algunos tramos tenía más de 50 años—, estaba construida en asbesto-cemento y fue reemplazada por una de poliuretano de alta densidad, con lo cual también disminuye la pérdida del agua.

En el proyecto se generaron 155 empleos directos y tuvo un costo de $9.114 millones, para llevar la nueva red hasta los barrios 9 de Octubre, Fundadores, Manzanares, Ortiz, Parroquial, Pueblo Nuevo, Paraíso, El Amparo y La Esperanza, en el centro del municipio, donde se impacta de manera directa 2.272 viviendas.

“EPM es pionero con la aplicación de esta figura de Obras por Impuestos y por eso estamos avanzado en una ruta de evaluación con la Alcaldía de Apartadó y con la Agencia de Renovación del Territorio (entidad que evalúa y aprueba este tipo de proyectos), para analizar cómo nos fue en el relacionamiento y en la ejecución del proyecto, para generar un documento de aprendizajes”, indica el gerente de EPM para Urabá.

 

error: Content is protected !!