pandilleros-apartado-la-chiva-de-uraba

Temen por su vida | Pandilleros los tienen amenazados

A ocho jóvenes que se reunían a dialogar, jugar y contar chistes en el barrio Las Colinas de Apartadó; la vida les cambió hace cuatro años; los conflictos juveniles los llevaron a vivir encerrados, con miedo y clamando a Dios para que estos sucesos lleguen a su fin.

Los disturbios por pandillismo han involucrado a diferentes barrios, pero de Las Colinas dos madres son las que han llorado a sus hijos,  tres fueron asesinaron, dos de ellos eran hermanos.

«De los ocho,  solo quedan cinco, todos  los días se asoman por la ventana, se hacen en la puerta y  caminan por los alrededores para poder sentir la brisa«, porque si salen sus vidas parecen  estar incursas en una película de acción. Los cinco sobrevivientes no pagan  cárcel, pero están encerrados. No pueden salir del barrio porque sus enemigos se ubican en el 20 de Enero, Policarpa o La Paz a esperarlos.

Para rumbear se van a otro municipio, puesto que el último amigo al  que mataron fue en una discoteca, hasta el sitio  llegaron pandilleros, lo persiguieron y lo mataron aun sabiendo e estaba a punto de ser papá.

 “Están acabando con los muchachos”, esa es la frase que se escucha entre los vecinos, los cinco han sobrevivido a varios ataques, todos tienen heridas en el cuerpo, hasta en sus viviendas hay huellas de las piedras o machetazos que les lanzan.

«Salen de sus casas en  taxi, y cuando pasan por esos barrios donde están los enemigos agachan la cabeza», cuando no tienen dinero se meten por las fincas bananeras o el río para llegar al centro de Apartadó.

Las familias de Las Colinas desean que haya diálogo y encontrar una verdadera paz, mientras eso ocurre los cinco jóvenes justifican andar con machetes o navajas para ‘pararse y luchar pos sus vidas si los atacan’. 

error: Content is protected !!