baloncesto-destacado-antioquia-la-chiva-de-uraba

Dolor en el baloncesto de Urabá, murió Simón Martínez «Mocho»

Simón Martínez “Mocho” fue un hombre fuerte, haciéndole honor a su gran estatura, uno de los mejores basquetbolistas de Urabá.

En su posición de poste o pivote era respetado defendiendo los colores de su amado Turbo, pero su grandeza no sólo era en la cancha, fuera de ella fue todo un caballero, quienes lo conocieron coinciden en afirmar que era un ser amable, correcto en su actuar, muy jocoso, pero serio y cumplidor de su deber”, dijo el fisioterapeuta Manuel Ignacio López Consuegra.

Durante algunos años se desempeñó como docente hasta ser nombrado funcionario de la Fiscalía General de la Nación, dónde se destacó por su amabilidad en la atención al público y relación con sus compañeros, se graduó de abogado lo que le permitió escalar peldaños en esa institución.

“Será inolvidable esa risa de oreja a oreja» cuando le hacía un bloqueo a sus oponentes en las tardes o mañanas de básquet con los amigos, así como esa fortaleza con que sólo él solía ir a los rebotes hasta abrazar el balón con sus dos manos. El pueblo basquetero perdió a un consejero de las nuevas generaciones y un ejemplo a seguir como persona. Moncho vivirás por siempre en nuestros corazones”, señaló López.

-1baloncesto-destacado-antioquia-la-chiva-de-uraba

Simón nació el 5 de julio de 1966 en Turbo, bachiller del IDEM Gonzalo Mejía, y era casado. Su corazón dejó de palpitar de un infarto el lunes 12 de julio, del año 2021, causando profundo pesar entre sus familiares amigos y paisanos, quienes le dieron el último adiós saliendo desde la iglesia Santísima Trinidad hasta el cementerio de Turbo, en la mañana del miércoles 14 de julio.

Siempre recordó su participación en los Quintos juegos Regionales de Urabá, realizados en Turbo, en 1985, fueron campeones en lo que él llamó una final de infarto: “Con el combo que tenía Apartadó, con el niño Agámez a la cabeza. El mejor partido jugado a mi juicio, nos ganaron el primer tiempo como por 25 puntos y al final pudimos ganarle la clasificación a los departamentales”, había escrito en su muro de Facebook.

Martínez vivió sonriente, porque solía decir: “La risa es el toque del Creador en un mundo de problemas y te alimenta el Alma. Nunca dejes de sonreír a pesar de los inconvenientes que te atormenten”, era su lema.

Vivió orgulloso de su origen turbeño y consideraba que, las tres insignias de Turbo son; “la esquina de Carlos Alomía, punto de referencia para muchas direcciones y sitio de descanso de José Ramírez y otros pensionados. Casa de los Santacruz, por la Sagrado Corazón, donde hoy funciona un parqueadero y donde vivió mucho tiempo el profe Niño. Casa de los Yabur, por la calle a los Bomberos, camino al puente del Obrero”.

Era un defensor de la Universidad pública, especialmente la Universidad de Antioquia, de donde era egresado; esa institución en Urabá, lamentó su partida y envió sus sentimientos de dolor a la familia del hoy occiso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Si llamó tu atención esta nota, también lo hará el paquete Chiva2021...

error: Content is protected !!
Abrir chat