Dos homicidios generaron zozobra Confusos hechos en el barrio El Salvador de Apartadó

La Chiva de Urabá, conoció que, el 15 de julio, fue encontrado el cuerpo sin vida del ciudadano colombiano, Wilder Arles García, de 51 años de edad,  residenciado y querido por la comunidad  en el barrio El Salvador, de Apartadó, propietario de  piezas para alquiler y una sala de internet.

El homicidio fue perpetrado por arma corto punzante, el cadáver presentaba   heridas visibles en diferentes partes del cuerpo, especialmente en el cuello.

En el barrio El Salvador de inmediato se dijo que el hecho había sido obra de una persona de nacionalidad venezolana quien vivía como en la misma vivienda, habría llegado en estado de alicoramiento, y  presuntamente le debía tres meses de arriendo a Wilder.

La Chiva de Urabá, conoció que un vecino había visto salir al inquilino con dos morrales después de los hechos, el hombre desde entonces abandonó el barrio y nadie da razón de él.

De mano a mano, comenzaron a circular una foto de perfil de Facebook y otra copia de una cédula de ciudadanía venezolana, señalados como presuntos autores, del crimen.

Uno de ellos, quien seguía viviendo en el barrio El Salvador y quien fue inquilino de Wilder, hasta noviembre del año 2022,  se comunicó con la redacción de La Chiva de Urabá y manifestó que lo estaban acusando de un crimen que no había cometido, y por ser fin de semana interpondría la denuncia ante las autoridades el lunes 17 de julio, pero infortunadamente en hechos por esclarecer fue asesinado al amanecer del día lunes 17, en la vía que de Apartadó, conduce al barrio El Salvador, se trataba del ciudadano venezolano,  identificado como  Daniel Amaro Pirela Moreno.

Daniel Amaro Pirela Moreno. Foto tomada de Facebook

El siguiente fue el texto publicado por La Chiva de Urabá, omitiendo el nombre en ese momento por salvaguardar su seguridad y a petición del mismo declarante

«Un hombre extranjero ha informado a La Chiva de Urabá, que está siendo acusado injustamente de un homicidio ocurrido en el barrio El Salvador de Apartadó, aseguró que desde noviembre no reside en la vivienda donde tuvo lugar el trágico suceso.

Según las declaraciones del hombre, quien accedió a una entrevista exclusiva con nuestro medio, se sorprendió al enterarse de que estaba siendo señalado como sospechoso del homicidio.

Afirmó que se encontraba en otro lugar al momento de los hechos y que no tiene relación alguna con el crimen.

El hombre extranjero, visiblemente consternado, ha solicitado encarecidamente a las autoridades competentes que realicen una investigación exhaustiva para esclarecer los hechos y encontrar al verdadero responsable del homicidio.

Insiste en su inocencia y en la importancia de que se haga justicia.

Asimismo, hizo un llamado a la comunidad para que se informe adecuadamente y evite emitir juicios prematuros. Pidió respeto hacia su persona y comprensión ante la difícil situación que atraviesa al ser acusado injustamente de un crimen que no cometió.

El hoy occiso había concertado unan entrevista en video y audio con La Chiva de Urabá en la mañana del lunes 17 de julio, cuando fuera a entablar la denuncia ante la Fiscalía para que se aclarara la situación y protegieran su vida.

Habitantes del vbarrio El Salvador consultados por La Chiva de Urabá, señalaron que el inquilino de Wilder  correspondía al nombre de Ennio Rafael Rondón Macía,  persona que al parecer tiene procesos judiciales  en  Venezuela, y aseguran que fue la persona que desde el momento del homicidio huyó del lugar.

Una de las fuentes señaló que Daniel Pirela desde que llegó al sector se caracterizó por trabajar para su esposa y sus tres hijos:

«Era una buena persona, trabajaba en lo que fuera, en la vía entre los corregimientos El Tres y El Dos de Turbo, donde hay dos resaltos, ahí vendía productos para brillar  los carros en compañía de su compañera, en la actualidad no sé donde trabajaba, pero era apreciado en nuestra comunidad, de verdad no entendemos por qué le quitaron la vida», dijo uno de los habitantes del sector, ocultando su identidad, aduciendo temas de seguridad.

La esposa de Pirela adelantó campaña de recolección de recursos económicos para tratar de darle cristiana sepultura o repatriar sus despojos mortales a Venezuela. 

«Está confusión entre el señor Daniel Pirela y el homicida Ennio Rafael Rondón  se da por el chisme de aquellas personas que viven desinformadas y acusan sin saber ni tener prueba alguna, porque ningunos de los dos tenían rasgos físicos iguales», señaló otra persona en redes sociales.

El sepelio de Wilder Arles García, el comerciante asesinado que originó los confusos hechos, se realizó en la tarde del 18 de julio, en el municipio de Nechí, Bajo Cauca antioqueño.

error: Content is protected !!