Dueñas de BCM que dejaron en la calle a más de 9 mil personas le piden a La Chiva de Urabá, que no afecte sus buenos nombres

La Chiva de Urabá, desde antes de que la famosa comercializadora, o cooperativa autodenominada BCM, que captaba dinero del público ofreciendo ganancias hasta del 25 por ciento cada 20 días, alertó a la comunidad que se podría tratar de una estafa a gran escala, y de una vez desapareció la supuesta empresa y sus responsables no dieron la cara, nuestro medio de comunicación ha escuchado a las víctimas del millonario desfalco.

Pero las dueñas de BCM Mariana Vanessa Araos Borja y su madre Paola Borja a través de apoderado han solicitado a un juzgado que La Chiva de Urabá, haga rectificación pública de lo informado.

La solicitud se centra en el uso de la imagen, que ha sido difundida a través de La Chiva de Urabá y que según ellas: “Y ha puesto en tela de juicio mi honorabilidad”, dijo Mariana Araos Borja.

“Ambas buscan que La Chiva de Urabá, ofrezcan disculpas públicas por la divulgación de la noticia y borremos el contenido”, dijo el periodista Edward Álvarez, representante legal de La Chiva de Urabá.

Pero mientras ellas piden que se proteja sus imágenes, no se han pronunciado ni dan la cara a más de 9 mil personas que les confiaron sus capitales, y que han quedado llenos de deudas, con problemas familiares y en la pobreza.

Las víctimas siguen esperando que las autoridades esclarezcan lo más pronto posible los hechos que rodean en lo que se podría considerar la más grande estafa de miles de millones de pesos, por parte de las dueñas de BCM Mariana Vanessa Araos Borja y su madre Paola Borja.

error: Content is protected !!