bodas-de-oro-covid-no-los-separo-la-chiva-de-uraba

El COVID no pudo separarlos, cumplirán sus Bodas de Oro en la eternidad

«Prometo amarte, en las buenas y en las malas; en la salud y en la enfermedad; en la riqueza y en la pobreza…«

Son las palabras que ante un altar afirman los matrimonios convencidos en que vivirán una eterna y hermosa historia de amor; pocas se ven hoy, como la de Gildardo y Margarita, a quienes sus hijos destacan como ese hogar ejemplar que nació en Urabá, y que seguirá siendo referente como lo hizo desde hace medio siglo, aunque su presencia se haya elevado al Cielo.

La pareja la conformaba Gildardo de Jesús Mejía, un hombre trabajador, de 76 años de edad; junto a Margarita Durango dos años menor que él, mujer leal y cariñosa ; residían en el barrio Nuevo Apartadó y estuvieron casados por 50 años. Cultivaron su amor, se apoyaron y se esforzaron para sacar adelante a su familia.

Fruto de esta unión, nacieron Mary, Liliana, Cecilia, Andrés, Diego y Edward Sebastián ; a quienes con disciplina les brindaron lo necesario para que sacaran adelante sus estudios profesionales; recalcándoles la importancia de formarse, y asistir a una universidad para cumplir metas y sueños.

El padre del hogar, se especializó en todo lo relacionado a la electrónica, por 47 años laboró en el barrio Ortiz de Apartadó, emprendió con su propio centro de servicios de sonido y televisión; por su calidad y responsabilidad en su trabajo estableció alianzas para brindar las garantía con marcas reconocidas del País.

Margarita, incansablemente demostró amor por su hogar, disfrutaba además ser confeccionista de ropa, se congregaba en la iglesia Pentecostal Unida de Colombia; y con frecuencia llamaba a sus hijos para aconsejarlos.

A principios del mes de mayo en medio de la pandemia, días de incertidumbre vivió la familia Mejía Durango, quienes pese a que ambos progenitores se cuidaron y tomaron las medidas para protegerse del coronavirus, fue inevitable que resultaran contagiados, la pareja presentó dificultades respiratorias, y fueron hospitalizados en la Clínica Panamericana.

Un abrazo para decir ‘hasta pronto

Tras recibir la noticia de que serían ingresados a la Unidad de Cuidados Intensivos, los esposos se abrazaron, mirándose el uno al otro sonrieron; expresaron a sus familiares que todo estaría bien, que tuvieran fe. Sin embargo, el 21 de mayo de 2021, dejó de latir el corazón de Margarita, y 10 días después se marchó Gildardo para reencontrarse con su eterno amor y celebrar juntos al son de ‘Triunfamos’ la canción favorita de ambos en su paso por la tierra, las muy esperadas Bodas de Oro, el próximo 17 de julio, tal y como estaba programada.

error: Content is protected !!