Opinión | Diez años

OPINIÓN EDUARDO ZAMBRANO

Abogado, líder político y social

Hace 10 años empezó a circular LA CHIVA DE URABÁ como resultado de una mezcla de las locuras de Jairo Alberto Banquett Páez y la cabeza aterrizada de Doris Amparo Pulgarín.

De ese proyecto Jairo ya nos había socializado a algunos, y decidió materializarlo aun cuando sabía que para esa época su libertad estaba pendiendo de un hilo por las argucias de un Fiscal amañado.

En febrero de 2010 salió el primer número, y en la primera semana de marzo, en los días previos a las elecciones del Congreso, Jairo Alberto fue detenido junto a otros 24 líderes de la región de Urabá. Jairo tenía claro que ese proceso judicial no se desarrollaría estrictamente dentro del marco del derecho penal y que allí tendría lugar un debate político, y por ello me escogió como coequipero para dar esa pelea juntos. Acepté ser su defensor a pesar de que no me gusta el derecho penal; fue así como hice parte de uno de los procesos más aberrantes que haya conocido dentro del mundo del derecho.

Contar la historia del proceso judicial de la parapolítica en Urabá es una deuda que tengo conmigo mismo. Como lo saben quienes me han visto en audiencias, lucho con todas las herramientas que me da la ley, lo hago con claridad y contundencia. Cuando se trata de pelear con convicción no mido consecuencias.

En el proceso de Jairo Banquett dije cosas fuertes y dejé constancias duras, fui amenazado por la institucionalidad y por la ilegalidad. A veces nos ultrajan y nos quieren quitar el derecho a protestar por ese atropello. Me resisto y me opondré a ello.

Con la escritura tengo una sensible relación. Siempre he sentido pasión por escribir, y aunque siempre puedo mejorar, lo digo sin falsa modestia, siento que lo hago bien y me siento a gusto haciéndolo; me gusta escribir y espero lograr la disciplina que me falta para publicar esos dos libros que ya empecé, uno de los cuales terminé pero que debo revisar.

Escribir en LA CHIVA DE URABÁ ha sido una escuela, mi primera columna en este medio data de mediados de marzo de 2010. Apenas una semana después de la detención de Jairo, Doris Amparo Pulgarín me invitó a hacer un escrito, hoy son más 480 columnas publicadas en LA CHIVA DE URABÁ, solo con compilarlas daría para uno o dos libros. 

Estos 10 años escribiendo en “La Chiva”  me han formado como opinador, y lo agradezco a Jairo, Doris, Edward Fabián y Byanka Banquet.

LA CHIVA DE URABÁ es hoy el medio impreso más leído de la Región y se publica dos veces a la semana. Hace un poco menos de 10 años, en la fría Boyacá, y en la convulsionada Bogotá, hablábamos con Jairo Banquett de cuando ese pequeño periódico que apenas nacía estuviera maduro. Me alegra estar aún aquí presente y constatar que ese tiempo ya llegó. Tal vez algún día pronto se cumpla el sueño de Jairo, publicar todos los días.

LA CHIVA DE URABÁ de hoy me gusta más que aquella de hace una década, pero no dejo de sentir nostalgia por esos recuerdos que nos dicen que han pasado 10 años de una época de incertidumbre que aún hoy no termina de despejarse.
LA CHIVA DE URABÁ es notaria de la historia de la región de Urabá en los últimos 10 años.

Escribir vale la pena si tenemos quienes lean, así que infinitas gracias a quienes semana tras semana me leen, gracias a este bisemanario que es mi casa. Larga vida a LA CHIVA DE URABÁ.

error: Content is protected !!