Paz en la tumba de “Caliche” el vendedor de mango más querido de Apartadó

Su nombre de pilas era Carlos Pérez, pero generaciones enteras de alumnos y profesores de las instituciones educativas José Celestino Mutis, Cooperativo, parque del Ortiz y los asistentes a cuanta fiesta había en el pueblo, lo conocieron como “Caliche”.

El corazón de “Caliche” dejó de latir el cinco de enero del año 2024, llenando de nostalgias y bellos recuerdos a miles de apartadoseños quienes hoy viven dentro y fuera de Colombia:

“Abrazos al cielo 💕imposible de olvidar”: educadora Adriana Rivera Moor.

Los maestros y estudiantes recuerdan su sonrisa y frase de batallas cuando le iban a comprar un mango y le decían me faltan 100 pesos y él respondía “Por eso no vamos a pelear”, y entregaba el mango o lo fiaba si los jovencitos no tenían dinero.

Era tanto el reconocimiento de Caliche, que la alcaldía de Apartadó lamentó su fallecimiento: “Desde la Administración Municipal, lamentamos el sensible fallecimiento de «𝑪𝒂𝒍𝒊𝒄𝒉𝒆» un hombre reconocido por su trabajo, esfuerzo y carisma. En nombre de los apartadoseños, enviamos nuestras más sinceras condolencias a sus familiares y amigos”.

“Excelente ser humano. Padre ejemplar y un hombre perseverante…Dios lo tenga en su santo reino. todo Apartadó te queríamos don Caliche…te vamos a extrañar: Jacque Line Ochoa

“Se nos fue el viejo “Caliche” por muchas décadas era quien nos vendía los mangos biches y maduros con sal y limón también nos vendía unas deliciosas ciruelas con sal y limón, fue un trabajador inalcanzable de domingo a domingo”: Kike Sánchez.

“Hermoso ser humano no tenía diferencias con nadie, en mi niñez siempre fue un hombre muy querido por todos los que estudiábamos en el colegio Cooperativo, nos hacía reír por sus chistes y anécdotas, consejos que nos alentaban a seguir estudiando para ser alguien en la vida”: Ana María Londoño

Torres Pao

Caliche, gracias por recordarme mi infancia y por ser una parte tan importante de ella. Admiré tu fuerza y valentía, y siempre serás un ejemplo para mí. Mis pensamientos están con tu familia en estos momentos difíciles. Que encuentren la fortaleza necesaria para superar esta pérdida. Que descanses en paz, Caliche. Tu memoria vivirá por siempre en mi corazón.

«Lo quiere peludo o lo quiere pelao, solo entenderán los clientes vieja guardia: Gallón John Jairo.

Con centenares de mensajes y cariño, Caliche fue sepultado en su querido Apartadó, el seis de enero del año 2.024.

error: Content is protected !!