A pesar de millonaria inversión, Los Sadenes de Chigorodó, se sigue inundando

El pasado 20 de julio, en el Núcleo 10 de Chigorodó, y específicamente en las veredas Veracruz 1, Tierra Santa, Guacamaya, Candelaria y La Colorada, se presentó una inundación que afectó viviendas y cultivos de campesinos del sector.

Según el informe de la Oficina de gestión de Riesgo, la emergencia se debe a trabajos que vienen realizando fincas bananeras: “Hicimos el recorrido y encontramos que gran parte de la inundación se debe, primero a los fuertes aguaceros y segundo a trabajos que vienen haciendo algunas fincas en el sector, para adecuar terrenos para la siembra de banano, las fincas han taponado algunos canales, han desviado otros, lo que ha generado desbalances en las corrientillas de las aguas, generando las inundaciones”, explicó Manuel Velásquez, coordinador de Gestión del Riesgo.

Son cerca de 200 familias damnificadas, principalmente por afectaciones en cultivos de maracuyá, yuca, maíz, plátano y animales domésticos y de corral: “Ya están identificadas las fincas y se les ha solicitado por escrito que de manera inmediata inicien a reparar esta situación grave para nuestras comunidades. Las fincas se enjarillonan, hacen sus trabajos y nos estás dejando que las aguas caigan a las pequeñas parcelas”, agregó el funcionario.

Recordemos que la última inundación fuerte que se había presentado en el sector, ocurrió el pasado 21 de mayo de 2019 | VER VIDEO AQUÍ

Consultamos con Gabriel Jaime Elejalde, directos de Augura regional Urabá, quien inició recordando los trabajos realizados por el gremio entre 2017 y 2019, a través del proyecto Relimpia, donde intervinieron 77 afluentes, sacando de los afluentes más de 1.050.000 metros cúbicos de sedimentos, 45 toneladas de basura, y 4 mil metros cúbicos de madera, con el objetivo de controlar las inundaciones, y mejorar los predios de cada finca bananera:
“En Chigorodó hicimos un trabajo más grande que en todos los otros municipios, en el caño Malagón que recibe las aguas del río Chigorodó y no tiene como evacuar las aguas, porque tiene un sector muy limitado de su cauce y no permite que las aguas evacuen rápidamente y esto es lo que ha ocasionado tradicionalmente las inundaciones, pero más grave aun cuando un solo evento tiene más de 200 milímetros en cuestión de dos o tres horas que fue lo que sucedió esta vez”, explicó Elejalde.

Además dijo que hay una problemática estructural, en la que deben intervenir, el municipio, la gobernación, la Corporación ambiental y las entidades de atención y prevención de desastres.

Sobre las obras en las fincas bananeras, que podrían estar ocasionando las inundaciones mencionó: “Yo no diría que solo son bananeros, también hay ganaderos y otras actividades agrícolas. Todos tienen que cumplir con una reglamentación ambiental, y es ver si la están cumpliendo o no, la corporación ambiental lo debe determinar, yo cómo Augura no podría decirlo, porque no he hecho visita en los últimos seis meses, pero uno creería que el sector privado tiene que hacer actuaciones de acuerdo a los términos de ley y que establece la autoridad ambiental”, agregó.

El proyecto Relimpia, ejecutado en la administración municipal anterior, entre Augura y el Municipio, tuvo un costo de $4.500 millones.

error: Content is protected !!