Roco-turbeño-la-chiva-de-uraba

CANGREJEANDO DE TURBEÑIDAD

Así claroscuro se pone mi corazón y mi alma se llena de oscuros nubarrones cuando alguien me desacariña mi TURBEÑIDAD, cuando un niño que llega a esta tierra amada a los dos años pudiera escoger otra opción. 

Mi mirada se perdía en un horizonte que aprendí a disfrutar, mi oído se familiarizaba con el mar soñado a través de un caracol, la luna con sus destellos nocturnos fue la madrina, el sol radiante mi padrino y la brisa marinera con su suave pregón la maestra de ceremonia.

Los amigos balbucientes como yo, con infantiles gestos me dieron la bienvenida a su tribu de nativos en pañales. Yo que recorrí el mundo de quebradas, caños, árboles frutales,  cangrejos mangos y churimas;  que galopaba a pelo caballos y burras por la paja de Bolívar, que desafiaba el viento de la bella bahía en champas a las cuales les poníamos ramas de mangle como vela para que deslizaran más rápido sobre las aguas color marquesa de mis ensueños…

Yo que aprendí las primeras letras en la escuela pública del cangrejal e hice la primaria en la San Martin (Escuela de Varones) Alma Mater de nuestros quereres. Yo que abandoné mi pueblo para conocer la montaña a los catorce años para estudiar, sintiendo por primera vez saudade llorona y tropical. De ahí en adelante mi cara es conocida con yerros y éxitos cual humano al fin.

 Conozco la tierra, sus fortalezas y falencias, sus hombres y mujeres, sus luchas y fracasos. Sus venturas y proezas. Sus potencialidades y deseos malogrados por quienes fungen como detractores de nuestras ambiciones y su rica historia.

Puede decirme alguien que yo no soy un turbeño cacolero, quien ose hacerlo con malicia o camorra que se inventé otra de vaqueros. Turbeño 100 por 100. Con cariño y un abrazúo…

Visita de cortesía a ´Felo´

Visité al alcalde Felipe Maturana, a quien en nombre mío y de la comunidad le presenté muchas felicitaciones por la manera acertada como manejó las tradicionales fiestas novembrinas, orgullo nato de nuestros quereres ancestrales.

 Me comunicó y me hizo vocero natural para decirles que las fiestas navideñas marcarán un hito de cariño, regocijo, con bella infraestructura la cual llegará al último rincón querido de nuestra territorialidad.

A partir del día de las velitas. Turbo se vestirá de luces y gala. Gracias a su gestión el  desarrollo llega pronto. Se las dejo ahí. Roco…

error: Content is protected !!