Opinión | Invasión desmedida del espacio público

OPINIÓN | VIDAL VIVAS


Lo que está pasando con la invasión desmedida del espacio público con fines económicos es lamentable. No avanzamos como la gran ciudad con zonas verdes y espacio de uso común para la recreación y disfrute de todos, sino como una ciudad tipo mercado persa, es decir, el Municipio es una gran plaza municipal.

Una cosa es el derecho al trabajo, otra muy distinta es que el espacio público debe ser utilizado para beneficio de la mayoría y no sólo de unos pocos; se debe entender la esencia del espacio público para el goce y disfrute de todos.

Una cosa es ser vendedor ambulante, otra semiestacionario y otra estacionario. Un vendedor estacionario o permanente, a menos que sea un espacio habilitado para tal fin, debería estar pagando arriendo en un local comercial o en la Plaza de Mercado, ya que tiene una actividad comercial estable.

Cómo que no se puede construir ciclorrutas en el centro de Apartadó para beneficio de todos por respetar el derecho al trabajo, no de vendedores ambulantes, ni semiestacionarios, sino estacionarios o permanentes que deberían estar pagando arriendo en la Plaza o en locales comerciales; como mencionaba inicialmente, ya que indirectamente se está desestimulando la construcción de locales e infraestructuras adecuadas con fines comerciales.

Ese poco de ranchos comerciales en las avenidas de Apartadó, todo uso del espacio público por negocios formales, hay que regularlo, hay que cobrar arriendo por metro cuadrado utilizado y permitirlo solo en unos sitios específicos que no afecten el disfrute del espacio público por parte de todos.

Ojo: No estoy en contra de los vendedores ambulantes, no estoy en contra de los vendedores semiestacionarios, pero sí considero que los vendedores o comerciantes estacionarios y negocios formales que invaden el espacio público deberían pagar un arriendo o compensación por privar a la mayoría del uso del espacio público.

Pienso que Apartadó, al igual que Bogotá debería crear su Instituto Para la Economía Social -IPES- para que administre, regule y cobre por metro cuadrado a todas las actividades económicas que realicen los particulares en el espacio público del Municipio. Es el IPES de Apartadó y no las Juntas de Acción Comunal quien debe cobrar por la utilización del espacio público. Si no quieren crear un IPES que es lo ideal, entonces al menos facultar o delegar esa función a la Plaza de Mercado.

Ojalá la Secretaría de Gobierno, Salud, Planeación, el Alcalde, la Cámara de Comercio y la Policía Nacional, tomaran medidas en el asunto.

error: Content is protected !!