Historia de vida | Urabaense cumpliendo sus sueños en Reino Unido

Darlin Ibargüen Asprilla de 30 años de edad, nació en Apartadó el 2 de junio 1990, un joven que pese a las dificultes económicas y hechos violentos que ha vivido su región, ha demostrado que los sueños se pueden alimentar y cumplirlos.

Ibargüen Asprilla creció en un contexto socialmente complejo, como el de la violencia irracional, el olvido estatal, la falta de oportunidades y, sobrevivir junto a su familia con menos de $10.000 diarios; época de grandes retos que inyectó una fuerte dosis de la cruda realidad. De niño creció con la imagen de que la calidad de vida presente y futura sería siempre la misma, con derecho a poco, a casi nada.

Desafortunadamente, es la realidad que también viven hoy miles de jóvenes de las zonas rurales de Urabá, donde cinco de cada diez niños puede terminar su ciclo escolar básico y donde las tasas de ingreso a la educación superior no alcanzan ni el 40%;  reflejo de la brecha social y desigualdad que se vive en Colombia.

Sus logros Educativos | Cumpliendo sueños

Darlin  tenía 16 años de edad cuando fue aceptado por la Universidad de Antioquia para estudiar Ecología de Zonas Costeras. Luego, en el año 2012 fue admitido en el programa de Pedagogía y Liderazgo de Enseña por Colombia, donde hizo parte de una red de profesionales que lideran procesos de transformación social en contextos vulnerables a través de la educación. Contando con esa experiencia ingresó al Ministerio de Educación Nacional en el 2015, donde por cerca de cinco años trabajó como asesor en el Viceministerio de Educación de Preescolar, Básica y Media; fortaleciendo procesos y acompañamiento en la asistencia técnica a las 95 Secretarías Educación de Colombia.

A eso se le suma de liderar la contextualización e implementación de programas enmarcados en la Política Pública Educativa en la región pacífico del País. Trabajó con comunidades educativas, líderes y mandatarios de los territorios que históricamente han sufrido los rigores de la pobreza, violencia y abandono estatal, buscando generar las condiciones para que la educación transforme realidades y dé oportunidad a niños y jóvenes de construir el futuro soñado.

“Los invito a no desistir, a continuar intentándolo, a agradecerle a Dios cada día por la posibilidad de soñar y de trabajar por hacer esos sueños realidad. Siempre valdrá la pena tomar riesgos y trabajar por lo que se desea, no hay imposibles cuando tenemos claro que todo llega producto de la dedicación y el esfuerzo. Nuestra misión deberá ser, dejar este mundo mejor de lo que encontramos y siempre tratar de ayudar a quienes lo necesitan sin esperar nada a cambio”, dijo Darlin Ibargüen Asprilla.

Durante aproximadamente cinco años ha sido parte del proyecto Veo Luego Aprendo, de la Fundación Salud a la Escuela, como cofundador y director de educación. Desde allí ha logrado gestionar y desarrollar proyectos enfocados en la salud y educación en contextos educativos de altas necesidades en zonas rurales del País. Además, desarrolló intervenciones que combinan la salud visual y estrategias pedagógicas preventivas y de fortalecimiento del autocuidado.

Durante estos años ha logrado trabajar con comunidades educativas de ocho colegios de cuatro municipios del Chocó y Antioquia, donde han beneficiado a más de 1950 niños y jóvenes, entregando, de forma gratuita, más de 426 gafas a los estudiantes que las necesitan.

En el 2019, decidió retirarse del Ministerio de Educación para viajar con su pareja, María Andrea Prieto, a Reino Unido, y aprender inglés. Finalizando dicho año, se postuló a la beca Chevening (programa del Gobierno británico que busca a líderes que aporten a la transformación social de su país), en el cual cada año se postulan aproximadamente 60.000 personas de más de 160 países y solo cerca del 3% son seleccionadas.

Darlin superó el riguroso proceso de selección de la beca, lo que le permitirá estudiar una Maestría en La Universidad de Manchester (Renqueada en el puesto 27 a nivel mundial).

Tiene como objetivo la consolidación de un proyecto de participación social que le permita liderar desde la administración pública la apertura de espacios de educación formal y participación a jóvenes afrocolombianos. Además, desea apostar todo a los procesos que le permitan a muchos más jóvenes acceder a formación de alto nivel y trabajar en la construcción y transformación que Colombia requiere.

 

 

error: Content is protected !!