Conflicto familiar por propiedad en Chigorodó

Yadira Torres, de 73 años de edad, asegura que unos hermanos la engañaron por medio de una compraventa para quedarse con la propiedad que le heredó su padre Víctor Torres a su esposa Dulce Torres e hijos. Sin embargo, su hermano Gregorio Torres manifestó que le compró la propiedad, ya que al morir su padre ella mintió en la sucesión y dijo que era la única heredera, desconociendo a sus ocho hermanos.

EL COMPRAVENTA ES FALSO

La mujer asegura que firmó un poder para poner la escritura de la vivienda a nombre de su madre, que fue usada para una compraventa: “Resulta que yo le vendo por $8.500.000, pero yo no he recibido plata”. Afirmación respaldada por Dulce: “Yo no le he vendido nada, yo lo puse a vivir en una parte de la casa porque no tenía donde vivir, pero la mujer es la que lo tiene así envuelto”.

Por su parte, Wilson Torres, hijo de Yadira, dijo que: “Unos muchachos vinieron y tumbaron un baño y un lavadero, porque el dueño de la casa los mandó”, recordó.

“MI HERMANA ME ESTÁ CALUMNIANDO E HIZO FRAUDE EN LA SUCESIÓN”

Gregorio Torres dijo que se trata de una calumnia, que su hermana Yadira mintió: “Nos deshereda a los hermanos y se pone como única heredera. Por eso en la sucesión ella aparece como dueña del 50% y mi mamá del otro 50%. Mucho tiempo después es que yo le compro. Ella ya vendió la propiedad conocida como Terranova, cerca de la alcaldía, y a mis hermanos solo les dio de a $700 mil, eso suma $6.300.000”, dijo el hombre.

Versión que apoya con el documento de sucesión donde reza: “Se trata de una sucesión intestada, no habiendo existido testamento, ni donaciones, los bienes del causante se repartirán por partes iguales entre la única heredera (Yadira Torres) y su cónyuge (Dulce Torres) por porción conyugal gananciales”.

“DEBEN DESALOJAR PORQUE YA VENDÍ LA CASA”

Gregorio hipotecó la propiedad y en diciembre la vendió por $42 millones: “El que me compró necesita que le entregue porque necesita construir. Ella sabía que yo tenía eso en venta y nunca se resistió, estaba de acuerdo pero luego llegaron las hijas y cambió de opinión. Cuando ella me vendió las dejé ahí porque era con mi mamá y ella es mi hermana, pero me ha pesado”, agregó.

De igual forma, Gladis Torres, hermana, relata que el hermano mayor fallecido le expresó a Gregorio que él debía hacer la escritura: “Que no dejara que Yadira hiciera la escritura (…) Él no quería que ella quedara con esa herencia porque sabía que íbamos a quedar sin nada”.

Gladis añadió que Yadira usa como excusa a la mamá y vive del arriendo de la casa de Los Olivos: “Dijo que no tenía ningún hermano que le colabore, yo soy la que le lava la ropa a ella, le llevo cositas, y mi hermano también. Ella lo que le da a mi mamá es arroz, huevo y tajada, al desayuno, almuerzo y cena”.

error: Content is protected !!