caso-churido-pueblo-la-chiva-de-uraba

De Churidó Pueblo era el hombre asesinado en la variante

“No nos explicamos qué pasó”, esas fueron las palabras de Carlos Enrique, tras conocer el asesinato de su hijo, Gabriel de Jesús Durango Cantillo de 28 años de edad.

Eran las 11:00 de la mañana del domingo 19 de septiembre cuando las autoridades recibieron la noticia que, en la variante de Apartadó, a la altura de la entrada a Churidó Pueblo, estaba el cuerpo sin vida de un hombre.

Las unidades se trasladaron con varios vehículos a la escena del crimen y emprendieron la recopilación de pruebas y de la identificación del cadáver. La víctima llevaba puestas chanclas, short, y camiseta, mientras que en su mano izquierda quedó la gorra azul que portaba.

Parientes le cubrieron el cuerpo con hojas de banano, y en medio del llanto preguntaban por qué lo habían asesinado. Esa pregunta se hizo su padre Carlos Enrique (Q.E.P.D. Leer noticia de la muerte del papá en enlace), quien informó que era un muchacho muy amable.

LEER TAMBIÉN | Vino al entierro del hijo y en accidente de tránsito murió junto con la hermana

“Lo voy a extrañar mucho, con frecuencia llegaba a mi casa para hacerme reír, el pasado viernes me abrazó fuerte, esto nunca lo olvidaré, era un muchacho sano y amable”, dijo Marcela, amiga.

Llevaba cerca de 12 años viviendo en Churidó Pueblo, estuvo trabajando en finca bananera y en construcción, laboró en la obra del alcantarillado y el acueducto de su localidad, en la actualidad se reunía con un grupo de amigos para charlar y divertirse.

error: Content is protected !!