Los 33 años de desmovilización del EPL entre charlas políticas e integración de los sobrevivientes de Urabá

Con una reunión en una finca de uno de los desmovilizados del EPL, en zona rural de Turbo, cerca de Coldesa, acompañada de almuerzo y brindis con refrescos, unas 70 personas lideradas por el exalcalde de Apartadó, Teodoro Manuel Diaz Lobo, conmemoraron los 33 años de desmovilización de la guerrilla que pasó a llamarse Esperanza Paz y Libertad.

Diaz Lobo, destacó que fue una decisión acertada las que tomaron más de 600 personas que dejaron los fusiles para ingresar a la política, el 1 de marzo de 1991, en el corregimiento Pueblo Nuevo Necoclí.

“Hay que seguir apostándoles a la paz”: Teodoro Díaz

De la misma manera el líder político señaló que la desmovilización los llevó a ocupar cargos en la Asamblea Nacional Constituyente, que dio origen a la Constitución Política de 1991, y a ocupar cargos de elección popular en Urabá, y el departamento de Antioquia desde la Asamblea.

Diaz Lobo celebró que el gobierno les haya devuelto la Personería jurídica a lo que hoy denominan Esperanza Democrática, y aseguró que avanzan en el proceso de reparación colectiva como víctimas, producto del exterminio a que fueron sometidos después de la desmovilización.

Julio Carrascal, presidente de Esperanza Democrática, acompañó el evento, y les dijo a sus compañeros que tienen el compromiso de reconstruir la organización legal que les permita ser opción de poder en todas las instancias.

Por otra parte, lideres como Mario Agudelo, Libardo Petro, Guillermo Correa y Miguel Agudelo señalaron en un comunicado:

“Este primero (1ro) de marzo, más que una celebración, lo consideramos una fecha especial en memoria a los cientos de líderes, militantes, simpatizantes, trabajadores bananeros, amas de casa, comerciantes, desmovilizados y sus proyectos productivos que no prosperaron porque absolutamente todo fue arrasado por los hombres armados que, cumpliendo directrices políticas, asesinaron, masacraron, atentaron, desplazaron y practicaron todo tipo de vejámenes contra nuestro movimiento político. Suficientes razones para seguir en la tarea de sacar del anonimato las victimas que son los hijos, las madres, las esposas, los hermanos, que al día hoy no han sido reconocidos y mucho menos reparados por el estado, pero si revictimizados (…)”.

error: Content is protected !!